Economia

La ruta de la seda

Ruta de la SedaLa ruta de la seda conectó hasta el siglo 15 a Asia con Europa. Ahora el primer mandatario de China, Xi Jinping se propone en recuperar dicha conectividad comercial mediante el OBOR, una estrategia mercantil que promete oportunidades comerciales sin límite entre China y el resto de Europa. Los empresarios y el Estado español deben prepararse para esto.

Fue en el 2013 la primera vez que el primer mandatario chino hizo alusión a la estrategia “Una franja, una ruta”. Sabemos muy bien que las rutas marítimas de importancia para China en la actualidad son dos: la del Ocena índico que llega a África Occidental, y por supuesto, la del Mar Rojo para venir hasta el Mediterráneo. Fue en el 2013 la primera vez que el primer mandatario chino hizo alusión a la estrategia “Una franja, una ruta”. Sabemos muy bien que las rutas marítimas de importancia para China en la actualidad son dos: la del Ocena índico que llega a África Occidental, y por supuesto, la del Mar Rojo para venir hasta el Mediterráneo. Pero lo más importante no es únicamente el fortalecimiento de las rutas que es lo que se plantea el OBOR, sino todo lo que conlleva dicha estrategia comercial China. España podría ganar mucho, aunque aún falta planificación por parte del Gobierno y los empresarios.

¿Qué beneficios trae el OBOR? 

Lo primero que se mencionó en el 2014, fue la creación del Fondo de la Ruta de la Seda iniciado con 40.000 millones de dólares. Esta es una estrategia bastante utilizada por China y que solo indica que hay disposición para la inversión. Luego se le dio mayor carácter de institucionalidad mediante la creación de un grupo directivo del OBOR en China.

Los objetivos de Xin Jinping y su Gobierno serían dos: coordinar alianzas económicas duraderas y derrumbar los obstáculos que dificulten el comercio entre China, Asia Central, África y Europa. De lo cual se desprenderían un intercambio cultural indetenible.

La intención de China es básicamente asegurar su expansión económica a nivel global, lo que es una estrategia que lleva varios años fraguándose. La misma podría ser beneficiosa para los países europeos, pero lo deseable es que los productos europeos también logren posicionarse en la amplia sociedad del gigante asiático.

España debe aprovecharlo 

Las cancillerías del resto de Europa ya están ideando un sinfín de proyectos de cooperación bilateral. Esto es un asunto público y notorio, pero entre tanto en España pareciera que el Gobierno simplemente está preparando las bases para recibir la inversión.

Al menos esta es la opinión de economías y analistas políticos. Lo correcto es que el estado español logre idear un plan que vaya más allá de abrir las compuertas. Incluso en este escenario, las ganancias son ventajosas y ya se puede notar. La proyección para los próximos dos años es que la actividad comercial con China equivaldrá a los 3000 millones de dólares.

Claro que esta estrategia China tiene sus retos para el país asiático, pero en Europa se concuerdan en un principio fundamental: con todo y sus problemas actuales, la economía China tiene mucho que ofrecer en el presente y futuro.

Nada está perdido

En lo que coinciden todos los analistas es que España aún está a tiempo de construir, mediante la planificación estatal y empresarial. En este sentido, la visita que hizo Rajoy a China fue mucho más importante de lo que la puede parecer.

Con respecto a las vías marítimas, los puertos de Valencia y Algeciras siguen bien posicionados con respecto a contenedores colocados por China. Claro que la idea es precisamente hacer lo que sea necesario para posicionar nuestros productos. En resumen, es un buen momento para que todos los comerciantes, inversionistas y empresarios miren hacia Asia.

Equipo EurochinaBridge.com

Oficinas

Barcelona

Plaça Francesc Macià 7, Plt. 17 - 08029 Barcelona (España)

+34 936 111 288 | +34 673 448 248

WECHAT: sfabogados2016

© 2019 EurochinaBridge. Todos los derechos reservados.