Economia

Las energías renovables en China

Las energías renovables en ChinaHasta no hace mucho tiempo, pocos hubiesen apostado porque China se convertiría en el líder mundial de las energías renovables. Sobre todo, teniendo en cuenta que el gigante asiático basó su economía con base en la explotación del carbón. Pero la alta contaminación de sus ciudades (concentra 8 de las 10 urbes con la peor calidad del aire) y la presión internacional por las altas emisiones de dióxido de carbono, llevaron al gigante asiático a cambiar su política energética.

Pero la alta contaminación de sus ciudades (concentra 8 de las 10 urbes con la peor calidad del aire) y la presión internacional por las altas emisiones de dióxido de carbono, llevaron al gigante asiático a cambiar radicalmente su política energética.

De las energías negras a las verdes: adiós al carbón

El enorme crecimiento económico experimentado por el país a partir de los años 80, implicó un descomunal aumento en el consumo de electricidad. Con el inconveniente que el carbón participaba de casi el 80% de la emisión de energía.

Este exceso de consumo en carbón llevó al gobierno a ejecutar, en un primer momento, grandes inversiones para la construcción de centrales hidroeléctricas y en la actualidad son líderes mundiales en este sector. Pero el cambio radical se dio en 2005; ese año se decretó la sustitución del carbón y empezó una vertiginosa carrera para desarrollar energías limpias.

La principal meta de la República Popular China, es dejar de lado por completo la producción de energías fósiles. Para el año 2030, todo el parque eléctrico del país debe funcionar respetando el medio ambiente.

Paneles solares y parque eólicos: las mayores apuestas

Gracias a préstamos millonarios otorgados por los bancos estatales, China desarrolló en muy poco tiempo una gran industria de energía fotovoltaica. En poco más de cinco años, el gigante asiático pasó del 2% a casi el 60% de la producción mundial de paneles solares.

El crecimiento de la energía eólica también ha sido igual de notable. Actualmente poseen el 50% de la producción mundial de las turbinas que generan electricidad gracias a la acción de las corrientes de aire.

También es política de estado incentivar los desarrollos tecnológicos que saquen de la industria de automóviles el uso de energías fósiles. Las ayudas económicas en ese sentido, han estado dirigidas tanto a las compañías ensambladoras como al público general.

¿Un negocio redondo?

Muchos analistas cuestionan las verdaderas razones tras esta nueva política china. Afirman que el interés del gobierno es más económico y político que ambientalista:

• Por una parte, las nuevas tecnologías han convertido la generación de energía verde en energía barata. 

• Por la otra, la producción a gran escala de todo lo necesario para generar esta electricidad, ha servido no solo para a atender las necesidades domésticas. También se está exportando tecnología y equipos fabricados en China a países asiáticos y europeos.

Adicionalmente, más de 3.5 millones de personas han pasado a engrosar las nóminas de esta pujante industria. Por todo lo anterior, China está catalogado como el país más atractivo para invertir en este sector.

El futuro

La muerte del carbón como energía ha sido decretada, pero aún está lejos de ser una total realidad. Y ello a pesar de las impresionantes cifras de inversión estatal para la producción de energía eléctrica limpia. (Solo en 2016 el gobierno destinó 87.800 millones de dólares). 

Tampoco hay que olvidar que, desde 2016, Pekín se ha convertido en la primera gran metrópoli cuyas centrales eléctricas funcionan exclusivamente con energías renovables.

Al día de hoy, el 70% de la electricidad del país más poblado del planeta, sigue dependiendo de una mezcla de carbón y petróleo. Una energía que es la más contaminante de todas.

Equipo EurochinaBridge.com

Oficinas

Barcelona

Plaça Francesc Macià 7, Plt. 17 - 08029 Barcelona (España)

+34 936 111 288 | +34 673 448 248

WECHAT: sfabogados2016

© 2019 EurochinaBridge. Todos los derechos reservados.