Economia

China rebaja su apuesta por el coche eléctrico

China rebaja su apuesta por el coche eléctrico

China ha decidido reducir de manera temporal sus cuotas diseñadas para aumentar la producción de coches eléctricos con el objetivo de ayudar a los fabricantes a fabricar más automóviles de gasolina y/o híbridos para reactivar un mercado que ha quedado muy tocado por la pandemia del coronavirus. Esta medida estará vigente desde 2021 hasta 2023.

Es cierto que el mercado automovilístico ha demostrado su capacidad de recuperación tras unos meses arrojando unas cifras de ventas realmente malas debido a los efectos causados por la pandemia del coronavirus COVID-19. Sin embargo, ha quedado patente que, de no poner en marcha diversas medidas de estímulo, el gigante asiático se verá muy lastrado durante los próximos años. Unas medidas que ya se están llevando a cabo.

A finales del mes de abril el Gobierno chino anunció que se extenderá la exención de impuestos para la compra de vehículos electrificados. Ahora, sabemos que las autoridades de este país han decidido rebajar las exigencias de producción de vehículos eléctricos para los fabricantes con el objetivo de dar preferencia, temporalmente, tanto a los automóviles con mecánica convencional y/o híbrida.

El Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China, ha anunciado que los fabricantes de automóviles podrán aumentar (de manera gradual) la producción de coches convencionales y/o híbridos con motor de gasolina. Por lo tanto, se reducirá el stock disponible de vehículos eléctricos. Una medida que, como hemos mencionado, será temporal. Estará vigente entre los años 2021 y 2023.

China tiene unas de las cuotas de producción de vehículos más estrictas. Los fabricantes de automóviles que tienen actividad industrial en este país están obligados a fabricar los denominados Vehículos de Nueva Energía (NEV por sus siglas en inglés). En esta categoría se incluyen los coches híbridos enchufables (PHEV), 100% eléctricos (BEV) y de pila de combustible de hidrógeno (FCEV).

Marcas como Honda o Toyota, auténticos referentes de la tecnología híbrida (HEV), se verán muy beneficiadas por esta medida. Al no obligar a mantener ciertas cuotas de producción de coches eléctricos, los fabricantes podrán centrarse en otro tipo de vehículos que tienen una demanda superior. Por consiguiente, a largo plazo se aumentará la oferta y los precios se reducirán.

Desde que China comenzó a dejar atrás los peores momentos de la pandemia del coronavirus se comenzó a especular con la posibilidad de que las grandes urbes del país como son Shanghái, Wuhan, Pekíno Shenzhen, rebajarán también su apuesta por la movilidad eléctrica. Permitiendo una mayor libertad de movimiento a los automóviles tradicionales. Además, en abril se filtró que China retrasará medio año la entrada en vigor de diversas normativas de emisiones.

A pesar de este «paso atrás» en la transición de China hacia la movilidad eléctrica, el gigante asiático sigue siendo el primer mercado automovilístico del mundo para el coche eléctrico. Allí se venden más automóviles enchufables que en cualquier otra parte del globo.

motor.es

Oficinas

Barcelona

Plaça Francesc Macià 7, Plt. 17 - 08029 Barcelona (España)

+34 936 111 288 | +34 673 448 248

WECHAT: sfabogados2016

© Copyright 2020 EurochinaBridge. Todos los derechos reservados.